Pirotecnia

Los animales tienen un oído hasta cuatro veces mas sensible que el de los humanos por lo que un simple petardo puede constituir un tremendo estruendo para ellos.

Como consecuencia es frecuente que luego puedan manifestar miedo a salir o por el contrario, se escapen y su conducta se vuelva totalmente errática. Este problema se define como acusticofobia que es el miedo o temor ante los ruidos o situaciones con decibelios altos.

El uso de pirotecnia genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo e incluso la muerte.
Perros, gatos, aves y otros animales sufren terribles consecuencias.

Respeta a los demás animales – Di NO a la pirotecnia.

 

Recomendaciones:

- En el caso de los perros y gatos que salen y entran de casa, asegúrate que el animal está correctamente identificado con Microchip y registrado en la base de datos del Registro en tu Comunidad Autónoma para que, en caso de perdida, quien lo encuentre pueda a través del veterinario más cercano dar con tus datos de contacto registrados en la base.

- Es importante que tenga en el que se sienta seguro en casa. Los transportines de viaje pueden ayudar al ser habitáculos pequeños, dándole la sensación de estar escondido y a resguardo.

- Nuestra actitud también es importante, ante un animal nervioso lo mejor es ignorarle y no “premiar” esta conducta con caricias y mimos que son muy gratificantes para nuestra ellos, pero lo que hacen es reforzar esa respuesta al ruido.

- Consulta con especialistas si lo ves necesario y nunca mediques por tú cuenta.

 

Más artículos de Cuidados 
Volver a Convivir con animales 

 

Esta noticia se ha publicado en Cuidados.