Perros con miedo | Pautas

Pautas para perros con Miedo

El miedo puede aparecer por muchas causas, puede ser una mala socialización, separación de su madre antes de tiempo, malos tratos, vivencias traumáticas e incluso carácter heredado…

Cada uno reacciona distinto según el carácter y la causa del miedo… puede entrar en una profunda depresión, puede estar en una situación de estrés, puede mostrarse atormentado… puede ser agresivo etc etc
No se puede generalizar porque cada perro es un mundo y sus miedos también.

Pero vamos a intentar gracias a Silvia ( adiestradora canina voluntaria de Zarpa ) haceros llegar unas simples pero importantes pautas que podéis aplicar y difundir para tratar a los perros con miedo y no agravar el problema sin querer movidos por la protección y el amor.

Cuando un perro muestra miedo y es consolado (caricias, tono de voz más suave, abrazos…) se le está reforzando esta conducta, se le está premiando el miedo.
Tampoco hay que pasar al otro extremo castigando al animal, porque esta acción puede volverlo más miedoso y deteriorar el vínculo con él.

PAUTAS

• No forzar al perro a un contacto directo.

• Saber leer su lenguaje… temblores, jadeos, volver la cara, cuerpo a tierra, permanecer inmóvil, lamerse el hocico, agachar la cabeza, esconder el rabo entre las piernas, andar encogidos y huidizos…etc etc son señales de miedo.

• Si vemos estas señales tendremos que permanecer quietos y dejar de acercarnos.

• Usaremos señales de calma: no les miraremos directamente a los ojos, nos presentaremos o acercaremos de lado o de espaldas y nos sentaremos o estaremos de cuclillas e incluso a veces echados, permaneciendo en silencio y sin hablar y si lo hacemos suavemente…

• Trataremos de ignorar al perro lo más posible para que se sienta seguro y coja confianza con nuestra presencia.

• Cuando muestre curiosidad por nosotros y se acerque o huela nos lo iremos ganando con trocitos pequeños de comida muy rica…. tirándola primero donde está él suavemente y sin mirarle, si la toma otra a mitad camino, así hasta que lo tengamos a un pasito…. Si lo logramos seguiremos como si tal y no lo tocaremos, pero si le hablaremos dulcemente felicitándolo….pero sin mirarlo a los ojos.

• Habrá que practicar esto varios días, cuando veamos que se acerca al vernos e incluso se pone contento le iremos acariciando poquito a poco.

• Las primeras caricias que le demos cuando veamos que ya no nos tiene tanto miedo tendrán que ser de refilón casi como que no te das cuenta que le estas tocando, un toque suave en el pecho o debajo de la cabeza o cuello… Según reacción del perro sabremos si necesita más tiempo o se puede ir más adelante…. Si se pone tenso pararemos y seguiremos con lo anterior para darle más tiempo.

Nunca hay que forzar un perro con miedo.
En esos momentos lucha por su supervivencia ante estímulos que creemos que son inofensivos, pero él lo puede interpretar como una amenaza y tratará de quedarse quieto y evitarte….si insistes tratará de huir y si seguimos insistiendo podría mordernos….en ese momento lucha por su vida, siempre debemos facilitarle el camino pero que sea él el que tome la iniciativa.

Texto: Silvia Cinopolis

 

Más artículos de Educación

Volver a Convivir con animales