Ni Aspirina, ni Paracetamol, ni Ibuprofeno

Ni Aspirina, ni Paracetamol, ni Ibuprofeno

 

Si vemos a un perro un gato que “no se siente bien”, no es raro pensar en darle algo que trae al humano alivio a múltiples síntomas, como son la Aspirina, paracetamol o incluso ibuprofeno, Sin embargo… CUIDADO! Muchas cosas que para el humano son inocuas o de baja toxicidad para los animales domésticos pueden ser ALTAMENTE PELIGROSAS.

noo2

TAL COMO EN EL HUMANO NO ES CONVENIENTE AUTOMEDICARSE, con mayor razón cuando se trata del organismo de un perro o un gato: la consulta con un especialista se vuelve INDISPENSABLE para que no hagamos MÁS MAL QUE BIEN.

La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad Animal indica que en el período comprendido entre 1992-2002, su centro de Envenenamiento recibieron 232 llamadas relacionadas con gatos y 1232 relacionadas con los perros que ingirieron paracetamol; el 95% de los casos los propietarios dieron intencionalmente ésta sustancia a sus perros y gatos para el supuesto alivio del dolor, fiebre y dolencias inespecíficas.

 

Los gatos son mucho más sensibles a la intoxicación por paracetamol que otras especies ya que éste provoca entre otras cosas, la muerte celular (típicamente en el hígado) en el organismo del animal. En los felinos los signos de intoxicación se desarrollan entre 3-12horas tras la administración. Los más comunes que nos pueden hacer intuir que nuestro gato ha ingerido paracetamol a dosis tóxicas son: debilidad, depresión progesiva (cada vez se va quedando más quieto), vómitos, disnea (dificultades respiratorias), taquicardia y las mucosas se van poniendo pálidas para luego cambiar de color cianótico (típico color morado en boca, nariz, orejas…). En perro los signos suelen aparecer entre 1-2 días de la ingesta de la sustancia, apreciandose anorexia (no come), vómito, dolor abdominal y shock.

 

 

El tratamiento REQUIERE DE LA AYUDA DE UN VETERINARIO. Consiste en desintoxicar a través de lavado gástrico, vómitos y carbón activado. Existe antídoto oral y por vía venosa. En casos necesarios debe realizarse transfusión de sangre. Lo demás es terapia de mantención y evitar el stress en gatos.

 

La Aspirina (Ácido Acetil Salicílico) puede ser más tóxica en gatos que en perros, por la deficiencia de cierta enzima llamada glucoronil transferasa. Sus efectos tóxicos son supresión de médula ósea, inhibición de la acción de las plaquetas (favorece sangrados), hepatitis tóxica, úlceras gástricas y acidosis metabólica.

Un gato se intoxica con una aspirina de niños dada una vez al día y un perro de 10 kilos se intoxica con una aspirina de adultos al día. Los signos clínicos aparecen entre las 4 y 6 horas posterior a la ingesta.

 

El Ibuprofeno es popular y efectivo, entre los medicamentos utilizados para tratar dolor e inflamación en las personas. Pero en los perros, el ibuprofeno puede fácilmente excederse en cuanto a niveles tóxicos se refiere. La causa más común de intoxicación por ibuprofeno es cuando un dueño bienintencionado trata de aliviar el dolor en su perro adiministrándole una dosis que él considera adecuada y sin conocer cuál es el nivel tóxico. Aparte de úlceras, el incremento de la dosis de ibuprofeno gradualmente causa falla renal y, si no se trata, puede ser fatal. Los síntomas incluyen pérdida de apetito, vómito, heces oscuras, vómito con sangre, debilidad y aletargamiento.

 

En definitiva que antes de darle una medicación a nuestros amigos de cuatro patas, siempre es conveniente consultarla con el veterinario aunque sea telefónicamente pues incluso una medicación para animalitos, o recetada con anterioridad, no empleada adecuadamente en cuanto a dosis o tiempo puede ser perjudicial para nuestros amigos peludos.

Fuente: I.S.I.S Programa de Protección Animal y Ambiental

Más artículos de Salud
Volver a Convivir con animales 

Esta noticia se ha publicado en Salud.