Filosofía

Hay miles de animales en las perreras. Animales que han vivido experiencias desagradables y  han sufrido toda clase de maltratos. Animales que han sido abandonados y viven en espacios pequeños en una angustiosa espera.

Pero están esperando a que los saques de ahí, a que los liberes, a que les des un hogar cálido donde vivir. Por el hecho de haber sufrido tanto, por estar tan faltos de cariño, son excelentes compañeros, extremadamente agradecidos y capaces de dar un amor y un afecto inmenso.

El destino de estos animales está en nuestras manos. Si no los adoptamos, no tienen opción de sobrevivir. Si no los acogemos en nuestras casas, ningún futuro les queda. Nosotras tenemos la posibilidad de ayudarles y proporcionarles una vida digna, llena del cariño y los cuidados que necesitan.

Miles de animales también esperan en protectoras, grupos locales y asociaciones formadas por voluntarixs que trabajan sin cesar, empleando todas sus fuerzas y tiempo en ayudarles. Estos animales esperan en terrenos, guarderías y casas de acogida. Esperan un hogar. Animales rescatados de perreras, calles, pueblos, glorietas, contenedores, acequias y carreteras donde un día los abandonaron.

Los animales no son productos que se puedan comprar y vender. No uses a los animales como regalos. Tratarlos de esta manera implica no tener consideración con ellos, con sus necesidades vitales. Conlleva tratarlos como si fuesen objetos y no atender a sus sentimientos ni su sufrimiento.

Por favor, piensa antes de comprar a un animal, ya que esto implica someter a las perras y gatas a embarazos y partos constantes, para que éstas sean separadas de sus cachorros, con el único fin de venderlos. Inimaginable sufrimiento que está en nuestras manos evitar.

Es absurdo traer al mundo animales para hacer un uso lucrativo de ellos, utilizándolos como productos en el mercado, cuando hay otros muriendo en las perreras porque nadie los quiere.

Por este motivo estamos a favor de la esterilización; para evitar que los animales se reproduzcan de forma incontrolada y las perreras y calles se llenen de animales sin hogar.

Por todos estos motivos, no los olvides. Ellos te necesitan, y tú puedes ayudarles a ellos. No compres, adopta con responsabilidad. Y recuerda que la esterilización salva vidas.

Porque la vida de los animales también importa. Porque para los animales la diferencia eres tú.