Ansiedad por Separación | Pautas perros

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Causas:
La principal causa del problema llamado ansiedad por separación es el exceso de afecto que el perro está recibiendo por parte de las personas que cuidan de él, por ello el problema aparece cuando ellos se ausentan, produciendo una actitud anormal en el perro, en la que siente, angustia, estrés, una auténtica tortura emocional, cada uno lo manifiesta de distintas maneras, unos ladrando y llorando, otros destrozando cosas, otros haciendo sus necesidades, y otros…un poco de todo.

Cuando la familia vuelve la reacción del perro también es desmesurada, exige que le hagan caso, salta, ladra, mordisquea…cualquier cosa vale con tal de conseguir que su dueño le haga caso.
Lo perros que han sido abandonados con anterioridad son más propensos a tener este problema.

Este comportamiento desequilibra al perro y si no se corrigen los síntomas a tiempo las consecuencias son cada vez peores.

Esto no quiere decir que no debemos darle cariño al perro, pero sí hay que saber racionarlo y darlo en el momento oportuno.

Pautas de tratamiento:

Es fundamental intentar evitar la hiper vinculación amo-dueño, para ello aprenderemos a administrar la caricias y signos de afecto, intentaremos que el perro se haga independiente como individuo, no le permitiremos que nos vaya siguiendo por toda casa en todo momento, le enseñaremos cual es su sitio (su cama) y le acostumbraremos a que permanezca allí cuando se le pida hasta que se acostumbra a relajarse y a estar solo.

Racionaremos las caricias y signos de afecto para cuando el perro haga algo bueno o nos obedezca, no cederemos a acariciarlo cada que se nos acerque pidiéndolo.
Los premios SOLO han de darse cuando el perro esté realmente relajado y no presente ningún comportamiento de nerviosismo.

Media hora antes de salir de casa evitaremos tener contacto con el perro y evitaremos dar señales claras de que vamos a salir de casa, por ejemplo llaves, bolsos, chaquetas, apagar luces, movimientos que solamos hacer antes de salir de casa, ya que con estas señales el perro ya predice que se va a quedar solo y comienza su angustia.

Sin embargo daremos estas señales cuando estemos en casa, cogeremos las llaves, nos pondremos el bolso, y nos sentaremos tranquilamente en el sofá de casa o seguiremos haciendo nuestras cosas cotidianas, de esta manera poco a poco estas señales dejarán de tener tanto significado para el perro y no comenzará su angustia.

-Cuando nos marchemos NUNCA despedirse del perro, simplemente marchar y no mirar atrás, sino nos estamos relacionando con el perro y de repente desaparecemos con lo que le creamos angustia y frustración.

Pensemos en el mundo salvaje….una manada de lobos, las lobas aparte de cuidar sus cachorros tienen que salir a veces a cazar o tienen que hacer otras cosas, por qué o cómo saben las crías que no deben seguir a su madre?
¿Te imaginas una loba cazando y los pequeños por medio jugando con el peligro que conlleva eso?, ¿cómo saben que deben esperar tranquilamente en su madriguera?, no hay puerta que se le cierre, ni nada por el estilo…..a parte la loba no dispone de palabras para dar una explicación extensa como para decir….mirar niños, quedaos aquí, portaos bien, que mamá enseguida vuelve.

La loba cuando tiene que irse simplemente coge y se va, desaparece sin más, ellos se dan cuenta, pero captan a la primera que ella no quiere que la sigan, sin embargo cuando ella quiere que la sigan se relaciona con ellos, les da un toquecito en le morro, los lame , anda unos pasos y se vuelve, en ese momento las crías saben que deben seguirle.

Si nosotros los acariciamos y les decimos Uyyyyyy!!!! mi perrittoooooooo!!! quedate aquí!!!! no rompas nadaaaa!!!! muak muak , vamos a la puerta y le decimos adios…..qué entiende el perro????

quiere que le siga!!!! no se ha dado cuenta que me he quedado al otro lado de la puerta!!!
quiero ir contigo!!!!
imaginas la angustia?

Tendemos a humanizar a los perros, y lo que tenemos que hacer es ser nosotros más perros, en el mundo humano marcharse y no decir adiós es muy cruel y mal educado, pero en el canino ya hemos visto que no, bastará con ignorar al perro de quince a media hora antes de irnos, no le hacemos ningún feo, al revés nos comunicamos en su lenguaje y le facilitamos las cosas.

-Otra ayuda es comprar juguetes tipo kong, para que el perro esté distraído y no tenga tanto rato para pensar en su amo, pelotas con un agujerito rellenas de pienso o trocitos de comida y juguetes especiales para perros.

-También resulta útil agotar al perro antes de realizar nosotras salidas largas, teniendo previsto llegar a casa media hora antes de nuestra salida para comenzar a ignorarlo, de esta manera no tiene tanta energía retenida y se dedicará a descansar.

-Cuando volvamos volveremos a ignorar el perro, si nos saluda nervioso y con saltos estamos premiando esta actitud y al recibir cariño estará aún más obsesionado en nuestra vuelta para recibir esas caricias, el propósito es hacer entender al perro que entramos y salimos y que esas salidas y vueltas no deben tener ninguna importancia y que es algo natural.
No miraremos al perro, no lo apartaremos, ni le hablaremos, entraremos a casa como si no lo viéramos, haremos nuestras cosas, dejaremos, llaves, abrigo, todo lo demás y SOLO cuando veamos que realmente está relajado del todo lo llamaremos y lo premiaremos.
En conclusión nuestra entrada en casa tiene que ser tranquila, y aunque lo que mas nos apetezca sea comérnoslos a besos, la simple acción de ignorarlo hasta que este tranquilo es muy beneficiosa en todos los casos, piensa que es por su bien ! pide a todo el que visite vuestra casa que lo haga también.

-Retiraremos los juguetes que le hayamos dejado y huesos especiales para morder.

-Hay que aumentar las salidas poco a poco en tiempo, mal hecho puede empeorar la situación, os adjuntamos un programa para que sigaís a raja tabla, no intentéis correr, no sé si podrás tener tiempo para hacerlo, lo ideal sería hacer el esfuerzo los veinte días.

día 1 : 2 minutos solo
día 2: 3 minutos solo y otra sesión 5 minutos
día 3 : 1 minuto solo
día 4: 3, 1,5
día 5: descanso
día 6: 5
día 7:5
día 8:5,10,2
día 9: 15,5,10
día 10: 10,2
día 11:20, 5
día 12:2, 20, 10
día 13:15,5,25
día 14:5
día 15:2,15,10
día 16:30
día 17:10, 5
día 18: 5, 10
día 19: 30
día 20:5

Se trata de acostumbrar al perro a sentirse seguro en su casa hasta cuando está solo.

También se puede comprar extracto de valeriana en gotas y administrar en el cuenco del agua como ayuda para mantener la calma.

Esperamos que sirva de ayuda 

Os dejamos un enlace a una página para poder leer más sobre los juguetes Kong

http://www.i-perros.com/kong.html

Texto: Silvia Cinopolis

 

 

Más artículos de Educación

Volver a Convivir con animales